Precauciones

Las plantas silvestres son muy variadas y heterogéneas, por lo que debes seguir una serie de precauciones a la hora de su recolección y consumo. Principalmente por tu salud pero también por las propias plantas, ya que algunas son escasas.

  • Si no tienes completa seguridad de la planta que vas a comer, deséchala, o guárdala para preguntar a algún experto antes de comerla.
  • Selecciona las plantas tanto en la recolección, como nuevamente en la preparación. Lea atentamente las notas sobre peligrosidad de cada planta.
  • Algunas plantas comestibles, pueden ser venenosas a causa de algún parásito que podrían transmitirnos. Es el caso de la Duela del hígado, que puede contaminar plantas (berros, becabunga, diente de león,…) en cursos de ríos donde beben animales. Otro caso es la contaminación por cánidos domésticos y salvajes, procura no recoger plantas allí donde frecuenten.
  • Algunos frutos son solo comestibles en su momento óptimo y no antes de madurar ni al pasarse.
  • Evitar recoger plantas silvestres ni comerlas frente a niñas y niños, si no se trabaja con ellos el tema. No tienen la misma capacidad de reconocer con precisión las especies comestibles y podrían intoxicarse.
  • No recolectar las plantas en sitios contaminados, áreas con basuras o desechos, flujos de agua desconocidos.
  • Igualmente, deberán evitarse recolectarlas en las cercanías de autopistas y carreteras muy transitadas.
  • No arrancar la planta entera, a menos que se necesite la parte subterránea.
  • Cosecha solo las partes que necesites y no todas de la misma planta.
  • Ante cualquier síntoma inusual, suspenda la ingestión y acuda inmediatamente a un profesional sanitario.

Siguiendo estos consejos podrá disfrutar del mundo de las plantas silvestres comestibles.